lunes, 6 de abril de 2015

Lavadoras- Secadoras

Cuando nos encontramos en pisos pequeños, o con espacio reducido para las funciones de lavado y secados de la ropa, la lavadora- secadora es un buena opción.

La lavadora y la secadora tienen características similares de funcionamiento, pues ambas necesitan un tambor que gira, entre otras cosas. La diferencia es que con el mismo volumen de tambor la secadora seca la mitad de la ropa de la que puede lavar una lavadora. Por lo que antes usar la función de secadora debe sacar la mitad de la ropa del tambor o no la secara toda y necesitará más de dos programas para secarla toda.

El uso de la secadora ha ido en aumento conforme el tamaño de los pisos ha ido disminuyendo y se han ido eliminando los tendederos, terrazas, azoteas comunitarias y patios compartidos, ahora en muchos edificios nuevos no se permiten la instalación de cuerdas de tender en el exterior por mantener la imagen de la fachada.

El uso de la secadora solo se recomienda en invierno cuando en el exterior llueve y no se puede secar la ropa de la forma habitual, tendiéndola. En los casos antes descritos esto es imposible pues no tiene espacio para tenderlas ni siquiera en el interior de la vivienda. Por lo que la secadora se convierte en un electrodoméstico indispensable.

La lavadora secadora no ahorra espacio, pero tiene una pega, y es que al ser una única maquina, se una de las funciones se estropea perderemos de forma temporal las dos, hasta que una empresa se reparación lavadoras no repare el electrodoméstico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario